viernes, 24 de agosto de 2018

a la luz de las sombras ... si una proposición es falsa, falsa es también la conclusión



A la luz de las sombras

de la muerte, observo y veo,

que en la vida que vivimos,

atravesamos múltiples adolescencias,

la primera, cuando accedemos a la infancia.



En todas nos transformamos,

pero de cómo resolvamos

esta transmutación nuestra,

así un estilo y tendencia

que hemos de conocer y gobernarnos.



Era propio que en una sociedad beligerante

todo se resolviese entre contrincantes,

siempre el otro era contrario adversario,

conflictos por la fuerza ciega

o por jurisprudencia a tientas.



Hoy comprobamos que con el exterminio

no solo de la especie, sino de toda la naturaleza

esquilmábamos recursos y añadíamos

más problemas a los problemas …

a los resultados nos remitimos.



Sólo se elogia lo que interesa, las magníficas proezas,

pero bien entierran sus vilezas, en la negación,

en el olvido, y sobre todo en el timo, fruto del engaño…

¿Nos biengobiernan nuestros gobiernos, ya de credos, recursos, incluso futuro?

¿Nos salvan nuestros protectores, sumiéndonos en un tener que defender a nuestros mismos liquidadores?



No nos dejemos engañar, ningún individuo resulta imprescindible …

tras los cortinajes y ropajes, todos nacemos y morimos iguales.

Tampoco los alegatos y credos, proposiciones y constituciones nos salvan

cual ecuación irresoluble para llegar a la misma resolución irresoluta,

que si una proposición es falsa, falsa es también la conclusión.

lunes, 6 de agosto de 2018

Los apriorismos de las mentiras:




Los apriorismos de las mentiras: las supuestas verdades enmascaradas por:

la belleza, la opulencia y la sapiencia; y a veces también por la supuesta dignidad de la autoridad en las instituciones, ya civiles, ya religiosas.



Los conceptos de, belleza como de justicia, resultan innatos. Todos, aunque unos sean más que otros, pero todos, al fin y al cabo, sienten-perciben de un modo natural lo que es bello y justo … Luego, cada cual conlleva con mayor o menor sintonía estos “atributos” a sus fueros e intereses.

El hecho es que una vez poseídas tales cualidades o atributos, se intentan apropiar en exclusividad y negar a los otros, y si no, “acumularse” no en igual sino más, en mayor cantidad de atribución. Por tanto, la belleza como la justicia nos la intentamos aprovechar-apropiar para nuestro exclusivo disfrute, porque previamente-a priori, nos la atribuimos como bien “por derecho” propio, de nuestra propiedad y disfrute, excluyéndoseles a los demás.

Con la opulencia y la sapiencia viene a ocurrir lo mismo. Lo que nos es dado por circunstancias aleatorias, nos lo investimos por derecho divino, cual santo y seña de nuestra persona entronizada. No se interpreta ni entiende como devenir, sino como prerrogativa o predestinación, (y con la predestinación, la justificación para hacer lo que quiera, ya que, no es su interés personal, sino que, desdoblada su personalidad, adquiere un “nos” mayestático colectivo atribuyéndose autoridad, a través del poder, para suplantar a la sociedad) pero no como fruto de circunstancias, tales como una dificultad en la metabolización de azucares o sustancias puede provocar en mi cerebro diferentes respuestas …



El hecho es que la belleza, opulencia y sapiencia actúan en nuestras vidas como refulgentes reclamos, al que nos entregamos desequilibradamente y así por amor, dinero o saber, llegamos a perder la cordura.



Nos habremos percatado como en las películas casi siempre vienen a ofrecerse modelos sociales situados económicamente en grado satisfactorios, con poderes adquisitivos incuestionables … al par que se instruyen subliminalmente las pautas de conductas convenidas según juegue su juego el protagonista según el guionista… Estos filmes catárticos están “diseñados” para que la mayoría huyan de su mediocre existir, de sus anodinas y rutinarias costumbres… impuestas por la obligación de cumplir protocolos a ciegas… en los cuales siempre existen unas tramas, sobre su urdimbre, como tapiz ilustrativo de penélopes que aguardan su oportunidad a la espera de su ocasión odisíaca… Siempre inmersos en proyectos o propósitos de complejas redes corporativas y financieras, enfocados o desenfocados desde unos ángulos inversos y adversos, difíciles de enjuiciar entre el fin y los medios, entre el hecho que se hace y el cómo se hace y se lleva a cabo … debatiendo sin determinar qué diferencia ética establecer entre enriquecerse con drogas o con medicamentos, donde se lucran de unos seres dependientes por la enfermedad o la adicción, … o poniendo en juego la seguridad, se trafica con armas y por éstas se montan conflictos que genere nuevas demandas …



Nos gobiernan desde dependencias creadas … tener un trabajo, para obtener un vehículo y una casa donde guardarlo, y una persona del sexo elegido con la que compartir y/o exhibir apariencias de belleza, opulencia o sapiencia … y la supuesta dignidad de la autoridad en las instituciones, ya civiles, ya religiosas, de las cuales siempre se cabe esperar la integridad y coherencia con los discursos morales de las que hacen gala, y que más bien regala cuales perlas en zahúrdas… pues las mayores aberraciones se amañan y trajinan en estos obradores y tahonas cociendo sus planes, donde pierdan quienes pierdan siempre que ellos ganen.

domingo, 13 de mayo de 2018

una mediocre justificación


El fin no justifica los medios puesto que los medios han de ser comedidos y proporcionales
al propósito legítimo y justo de una pretensión.

La dualidad basada en la complementariedad de la unidad. ¿Acaso una moneda por presentar dos faces, fueran dos monedas?, ¡No, verdad!
Se nos quiere convencer, en base a la apariencia, que el ser humano es un ser duplo, dual, pero no, resulta ser un ser único; como unidad resulta ser única e insustituible. Cada ser humano ha de lograr realizar y aportar su singularidad y su esencia.

Los regímenes totalitarios, incluyendo los regímenes religiosos y no solo los políticos, insisten en anular esta percepción, visión intuida y comprendida. Pretenden anular la individualización, la singularidad de cada obra y ser. Esta esencia ha de ser trabajada, es en este terreno donde se cimienta la dualidad y la complementariedad. Pero no habrá complementariedad donde no hay singularidad… entonces lo único que se logra es duplicidad, no complementariedad.

Muchos humanos, -los más-, más que construirse, se dedican a sustraer los esfuerzos de los otros… y los hay que se valen de credos y doctrinas para evadir su responsabilidad…

El compromiso más grande y necesario del individuo resulta ser FORMARSE –A SÍ MISMO- INTEGRAMENTE EN ARMONIA, ASÍ SE CREARÁ UNA SOCIEDAD EQUILIBRADA Y JUSTA: REITERO, FORMA AL INDIVIDUO INTEGRALMENTE EN ARMONIA Y OBTENDREMOS UNA SOCIEDAD HUMANA EQUILIBRADA Y JUSTA. PUES CUANDO ADOCENAMOS A LAS PERSONAS PROPICIÁNDOLES UN CONCEPTO DE EDUCACION ASIMILADORA de SÓLO CONOCIMIENTOS de cara a una FUNCIONALIZACIÓN DE LA EXISTENCIA, SÓLO LOGRAMOS ALIENAR Y ENGAÑAR A SUS MIEMBROS… PREPARANDOLOS PARA QUE SEAN ESCLAVOS DE VOLUNTADES Y EMPRESAS AJENAS.

COMO EDUCADOR “me siento responsable de lo que he domesticado”. Tomo a “El Principito” de A. de Saint de Exuperit versus por El Príncipe de N. Maquiavelo: Siempre he rechazado esa sentencia, tan injusta y absurda, del fin que justifica y exonera los medios empleados. No se pueden hacer licitas las atrocidades… Sólo en situaciones excepcionales y nunca a conveniencia de ambiciones … ocultas, aunque sean colectivas e inconscientes… repito sólo en situaciones excepcionales y extremas, se nos da a elegir entre soluciones malas, frente a otras peores. Entonces la ponderación nos hace optar por soluciones viables, que si bien traumáticas, las menos lesivas, y las más conservadoras resolviendo en equilibrio consecuencias para el conjunto social frente al interés individual.

“El fin justifica los medios” es la razón de los que no teniendo raciocinio y actuando con arrogancia y negligencia, quieren calmar su conciencia con esta mediocre justificación.


jueves, 10 de mayo de 2018

“EDUCACIÓN A DISTANCIA” - EDUCACIÓN DISTANCIADA


“EDUCACIÓN A DISTANCIA” EDUCACIÓN DISTANCIADA

Reflexionaremos ahora sobre la “educación a distancia” constatando que … “queremos” vivir en una educación-realidad distanciada.

Siempre consideraremos el acto educativo inherente a dos acciones implícitas -al hecho de transmitir conocimientos-, la pedagogía y la didáctica. La primera hace referencia a las variables a considerar por parte del docente al tratar(1) y transmitir(2) los conocimientos al discente, y la segunda, la didáctica, a la elaboración de los contenidos para adaptarlos a la mente receptora. En términos propagandísticos cual “catequesis”, una especie de mayéutica… inherente a la acción de parir. Parir se puede parir, pero si se trata dicha acción con mañas, y éstas resultan garantes, mayor satisfacción y garantías para las partes, madre e hijo/a.  De esto mismo se trata al ponernos en el campo de la transmisión no ya de la misma vida sino ahora del conocimiento…
(1) Cual alimento ha de saberse elaborar, secuenciar sus pasos, …
(2) la transmisión también tiene sus reglas, cual envoltorio, a veces condiciona al contenido, [“Dior: j´adore, parfume” supone un tipo de envase que le identifica y diferencia haciéndole único, de tal modo que contenido y continente se corresponden...  e identifican…] así una palabra, puede depender normalmente del contexto, pero pudiérase que de por sí se construya y constituya en símbolo y referente (marca)

No tenemos culpa de nuestra estupidez, pero sí de nuestra negligencia y pereza. Si no nos esforzamos, y transformamos nuestra realidad, no contribuimos a nuestra calidad de vida y robustecimiento de nuestra dignidad. SOMOS MÁS INTELIGENTES DE LO QUE NOS CREEMOS, consideramos y trabajamos, y por ello NOS DESAPROVECHAMOS. No podemos ser tan necios, pero los alumnos son tan … se trabajan a sí, tan poco, que creen andar haciendo proezas cuando hacen meras deducciones inducidas … que … “alucinan” …     Y la “educación” … ¡dios! … ¡se les aparece cual magia!   Así, si les “habla raro”, te escupen; si les explicas, no te entienden … disponen de tal riqueza léxica que sin disponibilidad comunicativa se enrocan en un bloqueo argumental…    ¡y vuelta a empezar!

La educación es interacción, es también colaboración. No es posible la educación sin los alicientes emocionales, dubitativos o exclamativos, desiderativos o inquisitivos, propositivos y deductivos, …

La educación a distancia pudiera ser como la comida envasada, alimentará en parte, pero los alicientes anexos a los aromas y sabores, conciliación y conversación… suprimidos por un simple acto de ingestión. 

Así tan importante la degustación como la misma conversación, superando la ingestión. De igual modo “la Educación”.

domingo, 29 de abril de 2018

Dos reflexiones convergentes:




Si vamos por la vida “viviendo cual existencia disponen vegetales o animales”, ciertamente vivimos…, pero no olvidemos que el ser humano también elige, y en la elección, opta. Es en este plano de libertad donde el ser humano alcanza su plenitud de humanidad.

El ser humano puede tener valor y valores. Su opción siempre es racional, puede que instintiva, pero a pesar que el instinto juega su papel inmediato, siempre el acto reflejo es consciente y reflexivo, aunque sea posteriormente y así, analiza las consecuencias…. Y de ella, la experiencia para la toma de decisiones posteriores.

Si valor, sin valores, obtenemos al temerario. Si valores sin valor, al indeciso; si valor y valores, temple y prudencia. Y aplicar estas “cualidades” a la realidad donde ciertamente hay que optar, la posibilidad de poder llegar a tomar-domar decisiones mesuradas.


Además de los genes biológicos creo “detectar” en el ser humano una modalidad de gen “moral”, un “gen molde” de conducta que intenta troquelar y condicionar en el contexto ambiental, las directrices preprogramadas y acuñadas en otros contextos de experiencias. Por ejemplo, si eres hijo único en un núcleo familiar biparental, resulta lógico entender-organizar que tu troquel crea entender tu exclusividad única; que si eres vástago que creciera, por ejemplo, en triada con otros dos hermanos, construyendo tus decisiones conjugados los actos en interacción con los otros dos interferentes. Esta condición te obligará a desarrollar una lógica subsiguiente, de 2+1; 1+2; 1+1+1, donde pudiéramos ser el 2 de 2+1, o el 1 excluido de 2. 

Así como una opción se convierte en condición, las decisiones también pueden ser corregidas si sabemos detectar que en el juego social ya en ámbito familiar como en los restantes ámbitos de desenvolvimiento, siempre pudiendo optar, modificar nuestras circunstancias, por la acción de la decisión y la “condición” de la voluntad.